Las políticas de Augusto Pinochet que Bolsonaro implementará en Brasil

Las políticas de Augusto Pinochet que Bolsonaro implementará en Brasil

Paulo Guedes, la mano derecha de Jair Bolsonaro y el encargado económico de su futuro gobierno, vivió en Chile en los años 80, esos años en que la economía chilena comenzaba a estabilizarse y en donde las políticas de nuestro Presidente Augusto Pinochet comenzaban a tomar forma.

¿Recuerdan a los Chicago Boys? Sí, ese grupo de economistas que fueron llamados por el General y que salvaron a Chile de un desastre económico, fueron vistos y observados por Guede. y por lo que sabemos, serán el ejemplo a seguir para su país Brasil.

Pero, antes de entrar en ese punto, vamos al principio, ¿quién es realmente Paulo Guede?

Paulo Guede

Paulo Guede es un economista brasileño, muy respetado por el futuro Presidente Jair Bolsonaro y que asumirá el 2019 los ministerios de Hacienda, Industria y Comercio, Planificación y la secretaría encargada de Asociaciones e Inversiones del Estado.

Sí, leyeron bien, este “súper ministro” está a la cabeza de 5 ministerios y será clave en el levantamiento de la economía de Brasil.

Sobre su pensamiento político, podemos decir que Pablo Guede viene de la escuela neoliberal y desde siempre ha admirado a Augusto Pinochet, sobre todo las políticas económicas que se instauraron luego de sacar a Allende y del desastre que éste tenía.

“Los economistas de Chile, de Chicago, la universidad donde yo fui, hicieron 30 años antes que Brasil un Banco Central independiente, un cambio fluctuante, la responsabilidad fiscal, la privatización de estatales, un sistema previsional de capitalización y por eso Chile se convirtió en el país con la mayor renta per cápita de América Latina”.

Las políticas de Guede

Si somos concretos y nos adelantamos un poco lo que será el gobierno de Bolsonaro, podemos deducir algunas directrices. El camino principal por el que irá el “súper ministro” incluye:

  • Apertura económica
  • Reducción del Estado
  • Baja de impuestos
  • Privatizaciones

Hay tanta seguridad en la fórmula y resultados que darán estos 4 pilares, que espera dejar en “cero” el déficit fiscal de Brasil, pero no cuando se acabe el gobierno, si no más bien al cabo de un año, ¡sí, solo un año!.

La anécdota de la cola del perro

Un punto que ha causado polémica a nivel internacional, sobre todo considerando el poderío económico y político de Brasil, es la rapidez con la que se quieren implementar todas las medidas.

Al parecer, Guede pretende que todo esté corriendo en el primer año de gobierno, y esto viene de una vieja enseñanza que le dejó su mentor Milton Friedman, quien también trabajó con Augusto Pinochet y que le dijo que “para cortar la cola de un perro no había que hacerlo a pedacitos, había que hacerlo de una vez”.

Este consejo lo siguió el General y ya vimos los increíbles resultados, recordemos que el cambio de los Chicago Boys fue radical u de shock. Sin duda tendrán el mismo efecto en Brasil.

Lejos de proponer reformas graduales y concertadas con otras fuerzas políticas, el estilo Guedes muestra la influencia de su gran mentor, Milton Friedman, quien en 1975 durante una visita a Chile, le habría dicho a Augusto Pinochet que para cortarle la cola a un perro hay que hacerlo rápido.

“No lo haga de pedacitos, hágalo de una vez”.

Y eso fue precisamente lo que hicieron los Chicago boys chilenos con su plan de shock económico que incluyó medidas como congelar los salarios, establecer un tipo de cambio fijo o recortar drásticamente el gasto público.

Reforma Previsional en Brasil

Aún nos falta hablar del punto más fuerte de Guede y Bolsonaro: La reforma de pensiones para los jubilados. El futuro gobierno Brasileño dijo claramente que estaba viendo cómo imitar el modelo de Chile .

La idea es que el ahorro de todos los brasileños ayude a potenciar el mundo privado, haga crecer las pensiones y a la vez, con la inversión del dinero, crezca también el país.

Aún no está claro cómo se implementará, pero ya es un hecho que Chile es el modelo.

Apreciaciones personales

Nos parece excelente que por fin se estén reconociendo las reformas del General Pinochet y el importante impulso que tuvo para la economía chilena. Al fin y después de años, este modelo que puso a Chile como líder de latinoamérica, será replicado y estamos seguros que con excelentes resultados.

Les recomendamos eso sí tener cuidado. Los cambios requieren paciencia, y si bien en nuestro país se siguió la teoría de la “cola del perro” comentada más arriba, es porque era necesario. Chile era una país que estaba en el suelo tras el desastre de Allende y a diferencia de Brasil, que sólo está afectado económica y políticamente, aquí era necesario un cambio radical.

Esperamos que el legado de Augusto Pinochet, el general que salvó Chile, se siga extendiendo, pero que se mantenga la calma y no se tome pasos apresurados.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *